Un año 2020 que superó en todos los ítems al año anterior es el balance que dejó el reciente periodo legislativo en el Congreso. Las testeras del Senado y la Cámara de Diputados y Diputadas felicitaron el trabajo hecho en pandemia y desde la Cámara Alta apuntan a extender un año más el trabajo a distancia, dado los resultados obtenidos.

«El trabajo telemático llegó para quedarse», dice la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD). Ambas cámaras coinciden en que se trata de una productividad histórica, tal vez la mayor desde el retorno a la democracia, cuando en 1990 el Congreso retomó sus funciones tras la dictadura. Por eso destacan, con orgullo, que “ni la pandemia los pudo frenar”.

El Congreso Nacional despachó 102 proyectos que se promulgaron como ley, casi un 37 % más que en 2019 (70). De las 102, un 46 % correspondieron a mensajes del Ejecutivo (47 proyectos) y un 54 % a mociones parlamentarias.

También, según la misma información de la Cámara Baja, del total de iniciativas publicadas, un 55 % de ellas fueron ingresadas a trámite y aprobadas durante el año 2020, principalmente para enfrentar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia de Covid.

La Cámara Alta del Congreso

En su resumen el Senado contó 1.364 sesiones de comisiones (especiales, investigadoras, permanentes o de cualquier tipo), que se traducen en 2.523 horas de labor entre enero y diciembre de 2020.

A lo anterior, sumó 160 sesiones de sala, es decir, 652 horas de debate en pleno, durante el mismo periodo.

En cuanto a proyectos de ley, en la misma Cámara Alta, las cifras muestran a 260 iniciativas ingresadas, que se traducen en 227 mociones (originadas en parlamentarios) y 33 mensajes o presentaciones realizadas por el Ejecutivo.

Se habla de casi un 50 % más de productividad que el 2019, el cual, eso sí, sólo tuvo que enfrentar una parte del llamado estallido social (octubre de ese año), pero no la pandemia del año pasado, cuyo impacto aún se siente.

Por ejemplo, en ítem despacho de proyectos de todo tipo, en 2020 fueron 219 proyectos desde el Senado -entre mociones, mensajes y asuntos exclusivos de la Cámara Alta- frente a los 191 de 2019 y a los 169 de 2018.

Otro dato es lo relativo a las sesiones de Sala, si en 2020 fueron 160, con trabajo telemático incluido, en 2019 se realizaron 102 y en 2018 solo 95 de ese tipo de instancias.

Un camino similar la parte baja

Con cifras similares a sus compañeros de inmueble, diputados/as también coinciden en que el trabajo telemático y la presión de la pandemia, evidenciada en los problemas económicos y sociales de la ciudadanía, fueron la clave del rendimiento.

El presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen, ha declarado en diversos espacios su satisfacción por la reducción de 8 meses a 15 o 20 días de tramitación en proyectos de ley en 2020.

“Una política pública no solo es importante por su contenido, sino también por el tiempo en que llega”, dijo Paulsen en entrevista a BBCL a principios de enero.

En el mismo sentido, también destaca que, por primera vez, las mociones parlamentarias en la Cámara Baja fueron más que los mensajes o proyectos presentados por el Ejecutivo.

Sobre el trabajo legislativo, la Sala de la Cámara realizó 146 sesiones, entre ordinarias y especiales, las que sumaron un tiempo de trabajo de 624 horas y 40 minutos, un 16 % más que el año anterior.

La asistencia de los parlamentarios fue de un 99,6 %, un 59,7 % presencial y un 39,9 % de carácter remoto o telemático, con una inasistencia de un 0,4 %.

En cuanto, al trabajo de comisiones, se registraron 1.249 sesiones de ese tipo de instancias permanentes, con un tiempo de trabajo total de 2.270 horas con 15 minutos.

Imagen de: biobiochile.cl