La ya archifamosa queja del luso en Serbia, al no darle un gol que rebasó la línea de meta y que significaba la victoria de su selección. La acción de CR7 Se ha convertido en un magnífico acto solidario

El brazalete de capitán de Portugal que Cristiano Ronaldo tiró al césped del Ratko Mitic de Belgrado el pasado sábado en el Serbia Vs. Portugal se ha convertido en objeto de deseo con una preciosa acción solidaria detrás.

El delantero de la Juventus se indignó cuando el colegiado no dio por bueno un remate suyo sacado por un defensa cuando el balón ya había rebasado la línea de gol. Eran los últimos minutos y significaba el 2 – 3 para Portugal. Quienes habían visto como Serbia igualaba un 0 – 2 inicial. El cabreo de Cristiano Ronaldo le hizo marcharse a los vestuarios antes de que pitara el final del encuentro, lanzando el brazalete al césped.

Un trabajador del estadio recogió del suelo la prenda con la letra C y el fondo azul y lo donó a una organización infantil. Esta organización buscaba fondos para un bebé de seis meses serbio, Gavril Durdevic, con atrofia muscular espinal. Necesita 2,5 millones de euros para su tratamiento y operación.

Dicha organización ha sacado a subasta el brazalete durante tres días y el diario serbio Telegraf ha informado de que en las primeras horas ya se había convertido en récord nacional en cuanto a subasta de material deportivo y no parece que tendrá problemas para llegar a la cifra que necesita Gavril.

Imagen Referencial.