Durante la madrugada de este domingo, Carabineros detuvo a 31 personas por participar en una fiesta clandestina, a pesar de estar prohibidos estos eventos por las medidas sanitarias.

El hecho ocurrió en Recoleta y esta se hacía en momentos en los que regía el toque de queda y la cuarentena en la comuna.

El oficial de Ronda de la Prefectura Norte de Carabineros explicó que el hecho se dio en la calle Río de Janeiro en la que efectivos policiales comprobaron que se realizaba una fiesta clandestina luego de recibir alertas de los vecinos. En el sitio había cerca de 50 personas.

Una vez informados, el ente informó a la Fiscalía Centro Norte y solicitó una orden de entrada, al ingresar, lograron detener a 31 personas y se incautaron distintos instrumentos musicales, así como bebidas alcohólicas.

La mayoría de los ciudadanos detenidos eran ciudadanos peruanos, también se incautaron parlantes y más de 200 botellas de cerveza.

Luego de la detención, la dueña de este domicilio indicó que era un evento privado. Sin embargo, todos fueron puestos a disposición de la fiscalía para decidir cómo seguirá su proceso judicial.