Parlamentarios de oposición proponen que personas con un patrimonio superior a 22 millones de dólares aporten el 2,5 por ciento de sus riquezas. Si bien el Gobierno no se cerró a la propuesta, pidió estudiar muy a fondo su impacto, en especial en la creación de empleos.

Diputados de oposición plantean introducir un impuesto transitorio a los súper ricos a través de una reforma constitucional como otra medida para disminuir los efectos económicos de la pandemia en el país.

La iniciativa se impulsa mediante un cambio a la Constitución porque las modificaciones tributarias son una atribución exclusiva del Presidente de la República de acuerdo a la ley.

El objetivo del proyecto es que personas con un patrimonio superior a los 22 millones de dólares, es decir alrededor de 1.900 chilenos, paguen un impuesto especial del 2,5 por ciento de sus riquezas.

El pago permitiría recaudar unos 6.500 millones de dólares para financiar una renta familiar de emergencia. En concreto un beneficio de 369 mil pesos para familias de tres personas, llegando al 80 por ciento de los hogares más vulnerables por tres meses.