Una auditoría hecha por la Contraloría General de la República detectó una situación bastante preocupante, ya que entre el 20 de marzo y 30 de mayo de 2020 se entregaron 2.208 permisos temporales a 1.744 personas que debían estar en casa por ser positivas a Covid-19.

De acuerdo con la CGR, está situación se produjo porque Comisaría Virtual no tenía interoperabilidad con las bases de datos de Rol Único Nacional y otros entes encargados de cruzar la información.

La Contraloría señaló que está situación «impidió mitigar el riesgo de conceder autorizaciones de desplazamiento a personas mantenían prohibición de circulación».

Además, señaló que la falta de interoperabilidad provocó que se dieran permisos temporales a personas que debían estar en cuarentena, sin mitigar el riesgo sanitario asociado al desplazamiento o movilidad de las personas contagiadas».

Finalmente, se determinó que Carabineros le acreditara a la contraloría, en un plazo no mayor a 15 días, el cumplimiento de lo anunciado en la respuesta, en cuanto a al acceso de las mencionadas bases de datos y la entrega de los antecedentes de estos 2.208 casos.