Seleccionar página

Como todos los deportes, el fútbol no está exento de reglas, aunque algunos jugadores muchas veces tiendan a romperlas, por eso hoy queremos explicarte qué cosas no se pueden hacer en el fútbol.

Seas un jugador amateur o profesional, es mejor que te evites pasar un mal rato, por lo que estos consejos te serán de mucha ayuda.

¿Qué es lo que no se puede hacer en el fútbol?

Más allá de las fallas que todos conocemos, hay algunas normas que son elementales en el deporte para garantizar una buena competencia entre equipos.

Cualquier incumplimiento de estas normas, podería terminar incluso en la descalificación del jugador y dejando al equipo en serios problemas.

Engañar al otro jugador

Esta puede parecer muy tonta, pero es una norma que se suele romper muchas veces, básicamente se produce cuando un jugador del equipo contrario engaña o intimida al otro con palabras como «déjala», «es mía» o decirle que está fuera de juego cuando en realidad nunca lo ha estado.

Retardar la reanudación del juego

Un jugador no puede retardar la reanudación de un juego si no es por motivos realmente importantes como una lesión, caída o complicación que haya sufrido en el campo.

Por ejemplo. retardar un partido porque no está listo o para saludar a una persona es una falta que podría significar su expulsión.

Conducta violenta

Un jugador de fútbol no puede atacar ni generar hechos de violencia en un campo de fútbol, quien lo haga, sería expulsado inmediatamente.

Tampoco se permiten manoteos ni insultos a un jugador, mucho menos al árbitro o personal técnico, pues esto también es seriamente amonestado.

Escupir a un adversario o a otra persona

En el fútbol, escupir a otra persona es un hecho ofensivo que tiene sanciones bastante altas, por lo que los jugadores deben evitar a toda costa hacer esto.

Son varios los jugadores profesionales que por escupir han perdido temporadas y hasta varios partidos con sus equipos.

Saltar o empujar a un adversario

Un jugador que empuje a un adversario y se demuestre que lo hizo con mala intención, será merecedor de una severa amonestación por estas actitudes.

Además, saltar encima de un adversario en pleno juego también está mal visto y es una de las 5 cosas que no se pueden hacer en el fútbol por nada del mundo.