Cierto es que durante toda la calamitosa temporada de la Juventus de Turín ha habido muchas reservas por parte de la cúpula del club en poner el nombre de una leyenda azzurra como Andrea Pirlo como su entrenador. Lo peor es que CR7 no está contento.

Aunque si las cosas siguen el rumbo normal de los acontecimientos, la Juve, tantos años después, se asoma al abismo de una temporada en blanco y sin objetivos aparentes de aquellos planeados al comienzo de la temporada.

Por lo anterior todo traerá fuertes consecuencias y una, en la que está de acuerdo la estrella del equipo, Cristiano Ronaldo, llevaría al club a cerrar el círculo.

Dígase de otra forma, Pirlo saldría del banquillo y se buscaría aquello que es conocido y quizá no fuera tan malo: Massimiliano Allegri. La operación por el entrenador italiano se acelera con vistas a presentarlo justo cuando la temporada llegue a su conclusión.

CR7 quiere estar Allegri

La llegada supone un impulso no solo al equipo y su trayectoria, sino que admitirá a trámite otras tantas consecuencias que la Juve sopesa con su fichaje. Por ejemplo, la incorporación de Paul Pogba o la continuidad de Paulo Dybala.

Una de las primeras consecuencias que Allegri provocaría es devolver ilusión al club, ya que con él se alcanzaron dos finales de la máxima competición continental: en la temporada 2014/2015, donde cayó ante el Barcelona y la segunda ante el Real Madrid, en la 2016/17, donde también perdió.

Además Allegri hizo de la Juve una dinastía en Italia, con copas y ligas por doquier hasta un total de 11 títulos nacionales en apenas 5 temporadas.

Imagen Referencial.