Un hombre de 52 años deberá pagar una condena de 15 años y un día por ser declarado culpable de abusar sexualmente y violar a dos niñas en Temuco, aprovechando la amistad que había logrado con las familias de las víctimas.

Los hechos ocurrieron entre 2009 y 2014 con la primera víctima, en ese entonces de 7 años, aprovechando que tenía cercanía con la familia y pertenecían a la misma iglesia evangélica.

El padre de esta víctima falleció en 2008, señala BioBio, por lo que se produjo un acercamiento importante entre el agresor y su esposa con la madre de la menor, lo cual aprovechó para cometer los delitos sexuales que se le imputaron.

Además, acreditaron que el condenado, entre septiembre y octubre de 2014, abusó también de una niña de 8 años de edad mientras visitaba la vivienda en donde vivía, aprovechando que le habían pedido que la cuidara.