El núcleo familiar Verdugo Marín demandó al Hospital de Quilpué y al Servicio de Salud Viña del Mar – Quillota entre otras cosas por presunta negligencia.

De acuerdo a la familia afectada las acciones de mala praxis médica fue contra Katherine Verdugo, quien ingresó al nosocomio por presentar deshidratación, y al salir de alta terminó postrada, sin posibilidades de caminar.

Katherine, de 37 años, padecía un grado de discapacidad mental pero que hasta entonces era autovalente. Ingresó en enero de 2019 por la patología antes descrita quedando hospitalizada por 18 días. De acuerdo a lo relatado Eliana Marín, madre de Katherine, no hubo un diagnóstico certero en todo ese tiempo.

Ante este planteamiento los familiares decidieron retirarla del sitio y llevarla a su hogar para continuar con el tratamiento, allí se percataron que Katherine no caminaba.

“El doctor respondió que la lesión obedecía al hecho de haber estado amarrada mucho tiempo, y que, en nuestro domicilio, podría aplicar masajes; agregó que recibiría visitas periódicas de un kinesiólogo, quien la ayudaría a recuperarse”, cuenta Eliana.

En su residencia, Katherine expulsó un tejido, el cual se trataría de candida albicans, un hongo que provoca la infección conocida como candidiasis, que puede afectar distintas partes del cuerpo.

“Estos malestares tienen su causa en los procedimientos médicos mal practicados, no se tomaron los exámenes correspondientes, no se proporcionó asistencia médica, se aplicaron tratamientos insuficientes o errados”, aseguraron desde la familia.

Imagen de: soychile.cl