La Superintendencia de Salud informó que fueron detectadas una serie de irregularidades en el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar.

Se refieren en específico a la muerte de un neonato que falleció el año pasado luego de que su madre fuese dada de alta a pesar de tener síntomas de perdida y haber perdido atención en reiteradas ocasiones.

Los hechos sucedieron en junio de 2019 cuando la señora Alexandra Rivas llegó al hospital con un embarazo avanzado, tenía contracciones y signos de una pérdida.

Aunque la joven había hecho consultas en reiteradas ocasiones indicando que no había movimiento fetal, una doctora del área de ginecología le dijo que fuera a su casa.

Tras esto, la Superintendencia determinó que en la evolución médica solo hubo firma de una persona cuando estaban registrados los nombres del médico, la becada y un interno.

El ente fiscalizador indicó que está acción fue grave e irregular, ya que el hospital indicó que la becada no informó de la situación al médico residente y tomo una decisión por sí misma.

Además, el ente señaló la poca rigurosidad del hospital por no contar con un procedimiento establecido y conocido por todos los funcionarios del Servicio de Gineco Obstetricia.

Ante esta situación, el diputado Andrés Celis pidió la renuncia del director del recinto por las negligencias en el caso.