Dos hermanos son acusados de secuestrar a su madre, al sedarla e internarla en un hospital psiquiátrico en Ñuñoa, en la región Metropolitana.

Todo se remonta a 2013, cuando los hijos de Laura, Yanet y Héctor Hurtado, llegaron hasta el departamento de la mujer, llamaron a una ambulancia de una clínica privada y la internaron contra su voluntad.

Tras seis meses de permanecer internada, un informe del Servicio Médico Legal afirmó que Laura no tenía demencia ni psicosis, estableciendo su libertad. En su relato el hijo, Héctor, dijo: “La mujer se iba a matar y cuando ingresó al baño le dije a mi hermana que llamáramos una ambulancia para que la calmara”. Fue luego de esa llamada que habrían ingresado dos enfermeros al departamento. “Conversaron calmadamente con mi madre y no recuerdo qué medicamento le inyectaron, pero me dijeron que era un tranquilizante”, dijo Yanet.

Laura recordó que su hijo la “tiró en la cama, me agarró de los hombros y me pegó por el cuello, yo gritaba y nadie venía a mi auxilio porque todos sabían que eran mis hijos”.
Ambos serán formalizados por el delito de secuestro en marzo de 2021, ya que la audiencia fue postergada el pasado 5 de octubre.