La telefonía por celular es una de las mayores y más grandes empresas existentes en el mundo. Además de la magnitud, también poseen un gran alcance para monitorear hacía donde se mueven las personas. Sin embargo, ahora es que se oficializa que los radares de las compañías servirán de base de datos para determinar cada uno de los movimientos en las diferentes comunas del país.

Las compañías de telecomunicaciones que operan en Chile confirmaron que están aportando datos “agregados y anónimos de movilidad clave para políticas públicas en la actual pandemia”. Las mismas, agrupadas en Atelmo (Claro, Entel, GTD-Telsur, Movistar y VTR), también asegurarán el resguardo de datos personales y la privacidad de los usuarios.

“En materia de información para la toma de decisiones en las políticas públicas relacionadas con la pandemia, algunas compañías -en conjunto con centros de estudio- elaboran un índice agregado de movilidad para evaluar el flujo de personas durante la cuarentena”, informó Atelmo en un comunicado de prensa.

De acuerdo con lo que explica la compañía, “no es posible identificar a ningún usuario en particular en la información que se entrega, con lo que se asegura el total resguardo de la privacidad de las personas y de sus datos personales”. “Recalcamos que esta información es agregada y anonimizada.

No es posible identificar a ningún usuario en el índice que se entrega, ni el detalle de desplazamientos u otra información.

«No se hace seguimiento de personas ni de números en particular”, subrayaron las compañías. En esa misma línea, el presidente ejecutivo de Atelmo, Alfie Ulloa, explicó que las empresas “están poniendo sus capacidades tecnológicas a disposición del desarrollo de políticas públicas, en un contexto en que se requiere contar con información precisa y actualizada de manera oportuna”.

El directivo comprometió que garantizarán “la privacidad de los usuarios ya que los datos que se entregan no permiten que sean utilizados de forma individual”.

El presidente del Consejo, Jorge Jaraquemada, advirtió que deben conocerse todos los detalles, puesto que no existiría habilitación legal que autorice a ningún órgano a recopilar y tratar datos personales y sensibles –como la geolocalización- sin autorización expresa del titular.