De acuerdo con fuentes científicas, la erupción registrada el pasado sábado del volcán submarino Hunga Tonga Hunga Ha’apai, a 65 kilómetros de Nukualofa, la capital del reino polinesio de Tonga, en el Pacífico Sur, es una de las más violentas que se han registrado en los últimos treinta años en el planeta. Las imágenes de satélite tomadas por la NASA confirman que la erupción alcanzó los 30 kilómetros de altitud.

Es una de las mayores erupciones registradas por satélite, algo inferior a la provocada por el Pinatubo, en Filipinas, en 1991. Entonces se estimó que la nube de cenizas había alcanzado los 40 kilómetros y la emisión de gases a la atmósfera había provocado un descenso global de las temperaturas de medio grado.

Uno de los responsables del desarrollo del sistema de alerta temprana creado por el Gobierno australiano tras el devastador tsunami de 2004, Andrew Gissing, recuerda en declaraciones recogidas por el Science Media Centre que “un 5% de todos los tsunamis del mundo a lo largo de la historia han sido producidos por volcanes”.

“No está claro si el volcán producirá otra gran erupción o perderá fuerza, pero es probable que la actividad continúe durante los próximos días”, señaló Gissing.

De momento, ya se han producido tres erupciones en los últimos cuatro días.