Los escolares chilenos están en el primer lugar en América en consumo de tabaco, marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta médica, según reveló una encuesta del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), dependiente del Ministerio del Interior.

El 13° Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar fue aplicado durante el año pasado a 46.629 estudiantes de 8° básico a 4° medio de colegios municipales, particulares subvencionados y particulares pagados de las 16 regiones del país.

El sondeo, que se realiza cada dos años, constató que un 29,8 % de los estudiantes reporta haber consumido alcohol en el mes, una disminución de 4,2 % con respecto al estudio anterior de 2017.

Además, un 26,8 % de los jóvenes dice haber consumido marihuana en el último año, una baja de 13,3 registrado en 2017.

Asimismo, de forma inédita se observa un aumento en la percepción de riesgo de usar marihuana frecuentemente, de un 21,9 % en 2017 a un 24,3 % en 2019. Esta cifra es la más alta desde 2011, consigna Cooperativa.

No obstante, en el caso del alcohol, se ve un alza en el porcentaje de estudiantes que declaran embriagarse al menos una vez en el mes, de 61,7 % en 2017 a 64 % en 2019.

En tanto, con respecto a otras drogas, se observa un nuevo fenómeno: el aumento en el uso de tranquilizantes sin receta médica, de un 8,6 % en 2017, a un 9,3 % en 2019.

Respecto a este último índice, el psiquiatra Carlos Ibáñez, jefe unidad de adicciones del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, advirtió: “Los tranquilizantes efectivamente son un problema que se ha mantenido en nuestro país y eso es muy complicado, porque en el fondo estos tranquilizantes, sobre todo mezclados con alcohol, ponen en un riesgo muy alto a los adolescentes”.

Sobre la tendencia a la baja del consumo de marihuana y alcohol en alumnos de 8° básico a 4° medio, Rodrigo Delgado, Ministro del Interior, afirmó: “Esta encuesta nos da información acerca de cómo estamos trabajando este tema como sociedad. Al analizar por qué un niño o un joven toman la decisión de consumir droga versus practicar deporte, tocar algún instrumento musical o focalizar sus energías en otros factores protectores, también debemos fijar el foco en las políticas públicas que estamos implementando”.

Por su parte Carlos Charme, Director nacional del Senda, sostuvo: “Las bajas en el consumo de marihuana y el aumento en la percepción de riesgo demuestran que hemos iniciado un camino que, si es sostenible en el tiempo, nos permitirá avanzar por la línea correcta, con una luz de esperanza en que nos permita avanzar progresivamente en la disminución de los niveles de consumo de alcohol y las otras drogas”.

Imagen de: maulee.cl