Luego de realizarse un proceso de investigación que duró varios meses, la Fiscalía Oriente solicitó que se le dé formalización al ciudadano Sebastián Izquierdo por hechos de violencia sucedidos durante protestas en «rechazo» al cambio de la Constitución.

Izquierdo es líder de la agrupación «La Vanguardia» y también pertenece al colectivo «Capitalismo Revolucionario», esta última agrupación fue la que encabezó estas marchas a favor de la opción rechazo.

El diario La Tercera informó en un reportaje que al hombre de 32 años se le acusa de lesiones contra 9 ciudadanos durante las manifestaciones expuestas anteriormente. También se hizo el pedido de formalización del que fuese su mano derecha, el ciudadano Roberto Belmar Vergara de 36 años.

El diario también indica que la PDI hizo ingreso a los domicilios que indicaron ambos imputados, mientras tanto, se espera porque el Ministerio Público dé fecha para una audiencia.

Las pruebas

Un arduo trabajo realizado entre la PDI y la Fiscalía logró dar con 2 eventos en los que estos sujetos habrían cometido ataques violentos y de forma pública contra personas que eran detractoras de estas manifestaciones.

Pero también hubo manifestaciones contra personas que cubrían la protesta y también contra residentes de esta comuna, que era donde se ubicaba una de las protestas.

Tanto Izquierdo como Belmar habrían cometido ataques con bastones y daños oculares a quienes agredieron debido al uso de gas pimienta, además, se cuenta con registros gráficos de estos eventos y los testimimonios de quienes resultaron afectados.

Además, a estas pruebas se suman los posteos que hicieron estos individuos en sus redes sociales, ahí se muestra todo lo que harían en conjunto con personas que también apoyan la opción «rechazo». También se está investigando quiénes son los que financian esta organización.

Además, la fiscalía no descarta aplicar otros cargos e imputaciones contra otros integrantes de este colectivo.

UDI había advertido que no tiene vínculo con este colectivo

Apenas se conoció la situación con Sebastián Izquierdo y un video en que salían en una dependencia del partido UDI fabricando escudos contra el rechazo, la presidenta del partido, Jaccqueline Van Rysselbergue salió al paso a negar cualquier vínculo.

«Sebastián izquierdo no es militante de la UDI, pedí que chequearan el nombre dentro de los listados oficiales del Servel. Tampoco es una sede que esté pagada ni financiada por la UDI. Si fuera, nosotros lo mandaríamos al Tribunal Supremo para que sea sancionado, si hay algunas de las personas que incite al odio, nosotros vamos a generar las sanciones administrativas que correspondan», indicó Van Rysselbergue en ese momento a la prensa.

Además, el parlamentario Jorge Alessandri lo vincularon en la fabricación de estos escudos, indicando que habían cosas de él en la sede comuna.

«No conozco al señor izquierdo, la sede de la calle Bulnes no es mi sede, ni parlamentaria, ni de campaña, ni mi oficina particular. Efectivamente ahí funciona la oficina del partido a nivel comunal».

Además, pidió que se iniciara una investigación al partido y el congelamiento de la militancia a aquellos individuos que resultasen implicados en este  hecho.

Más tarde, ese mismo día de los hechos, el partido sacó un comunicado diciendo que en el lugar en donde realizaron estos escudos no hay ningún tipo de vinculación con dineros públicos, ni con la propia UDI, aunque no descartaron que este inmueble sea propiedad de ellos.

«Quienes han intentado vincular al partido con estos hechos, lo hacen con una clara intención de política de enlodar a la UDI, difundiendo información falsa y tendenciosa que pretende confundir a la opinión pública».