El Ministerio de Hacienda ofreció, de manera inédita, un reajuste del salario mínimo en 0 pesos ante la actual situación económica y laboral del país.

Tras las fallidas negociaciones entre el gobierno y la Central Unitaria de Trabajadores, la cartera de hacienda acordó un reajuste de 0%.

Ante este escenario, se propuso mantener el actual salario mínimo de 320.500 pesos debido a la variación nula del IPC entre marzo y agosto.

El ejecutivo había descartado ya la propuesta hecha por los dirigentes de llevar el salario a 400.000 pesos como el IFE, indicando que sería un alza de 25% en una de las mayores crisis económicas del país en décadas.