El abogado Hernán Calderón Salinas y padre del joven «Nano» Calderón Argandoña eliminó la calificación de parricidio frustrado en la querella contra su hijo.

En un documento entregado al Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, Calderón Salinas indicó que el delito sería «lesiones graves en contexto de Violencia Intrafamiliar».

Además, asegura el abogado que lo sucedido durante el pasado 11 de agosto «constituyen el delito de lesiones graves en contexto de Violencia Intrafamiliar, del artículo 392 N° 2 del código penal».

Este contempla el presidio menor en grado medio, la cual es una pena que va desde 541 días a 3 años y un día.