El Hospital de Coyhaique confirmó, a través de un comunicado, la recepción de dos denuncias por presuntas negligencias médicas en perjuicio de dos menores de edad en el servicio de Urgencia Pediátrica.

Estos casos fueron descritos y denunciados hace varios días a través de las RR.SS por las familias de los afectados.

“Conocidos ambos ingresos de reclamos, la Subdirección Médica del Hospital Regional Coyhaique, ha decidido llevar a cabo investigaciones de carácter administrativo para conocer ambos requerimientos», señaló el principal centro asistencial de la Región de Aysén.

La primera denuncia del Hospital de Coyhaique

La primera de las denuncias dice relación con una seguidilla de hechos, que comenzaron con la primera consulta de un menor de 1 año y 7 meses. Quien no podía sostenerse en pie, y a quien los médicos terminaron diagnosticando con mañas. La familia acusa trato vejatorio hacia el lactante y su madre.

“Un médico se dirige a mi hija y le indica que mi nieto está bien, que sus exámenes están bien y que cree que es sólo mañas. Ése fue el diagnóstico del profesional médico”, relató Raul Piñeira, abuelo del niño.

El hombre agregó, en una carta enviada a los medios: “Ccasi al mediodía aparece otro médico que tiene la misma opinión profesional que el anterior: diagnostica mañas y agrega que cree que no es necesaria la eco abdominal”.

No conformes con la opinión de los facultativos, los padres decidieron viajar a Santiago y en una clínica privada le realizaron exámenes, que detectaron anemia y amonio demasiado elevado.

“Le señalan que la anemia la trataran con medicamentos y algunos cambios en la alimentación, y para encontrar los motivos del porqué el amonio está tan alto, le realizaran varios exámenes. Es necesario tratar este punto, porque entre los riesgos que hay están incluso la pérdida de conciencia, daño neurológico y, en casos extremos, la muerte”, relata Piñeira.

Al regreso de Santiago solicitaron realizar los exámenes y, luego de diversas trabas, les explicaron que no podían llevarlo a cabo, porque el Hospital de Coyhaique mandaba las muestras para su análisis en el INTA, institución que no estaba recibiendo envíos desde el centro asistencial por deudas impagas.

“Respecto de la denuncia sobre el laboratorio y la deuda mencionada, Sub Dirección Administrativa del Hospital Regional Coyhaique señala que el pago de éste fue realizado tras su facturación», indica el comunicado del establecimiento.

Otro mal diagnóstico

La segunda denuncia se refiere también a problemas de diagnóstico de una niña, quien consultó por primera vez el 26 de diciembre. Ella presentaba fiebre y dolor hipogástrico.

De acuerdo al relato de la madre, la doctora que la atendió descartó apendicitis sin realizar una revisión adecuada.

“Nos indica que los resultados de los exámenes estaban listos y que los glóbulos blancos estarían alterados, pero que se explicaba por el cuadro viral que tenía, y que los síntomas persistirían por 48 horas. Cabe destacar que en dos oportunidades la madre le solicita descartar apendicitis. A lo que la doctora le dice que la apendicitis no dolía en el hipogastrio, sino que en el lado derecho. Sin siquiera tocarla”, relató la madre de la menor en una carta enviada al director del Servicio de Salud Aysén.

Dos días después, debido a que continuaba con los mismos síntomas, los padres de la menor la llevaron nuevamente a Urgencia Pediátrica del Hospital.

“Para nuestra fortuna, otra doctora estaba de turno, la que pidió evaluación por cirujano infantil, quien la operó de inmediato por abdomen agudo. El resultado fue apendicitis perforada, lo que nos ha tenido en un tratamiento y hospitalización más prolongados de lo habitual por la tardanza en el diagnóstico médico”, señala en la denuncia la madre de la niña.

En este caso, la doctora denunciada ya estuvo involucrada en un caso similar, que derivó en un sumario y sanciones, aun no concretadas.

Ese caso fue por la atención del pequeño Óscar, quien falleció en octubre de 2017 luego de permanecer, según la investigación, 21 horas en estado crítico, Sin evaluación profesional presencial.

Imagen de: cooperativa.cl