Un joven detenido en febrero por el porte de una bomba molotov, durante una protesta en la Universidad de Concepción, está denunciando que a través de un montaje Carabineros logró que la Fiscalía lo imputara.

Maximiliano Fraile Lagos ingresó este viernes una querella por los delitos de obstrucción a la investigación y falsificación de instrumento público en contra del Cuerpo de Carabineros.

El joven revela un montaje, un registro de video de un funcionario de la institución. Estas imágenes son parte de la carpeta investigativa, la cual fue cerrada hace unos meses, luego que la Fiscalía de Concepción decidiera no perseverar en contra del imputado.

En el video, grabado el 7 de febrero a eso de las 21.00 horas, se escucha a personal policial hablar sobre un bolso encontrado en el campus universitario y a un joven sindicado como el 22.

En el registro se aprecia a funcionarios diciendo: “Se carga no más. Listo. Echémosle bencina, si no que la tome, que la tome no más. Aprende a quedarte callado, aprende a quedarte callado un día, un día no más”, continúa el video, donde un carabinero recrimina a otro uniformado.

Fue este hallazgo el que llevó al joven, a presentar la querella, por lo que califica como un montaje detrás de su caso.

Hoy día está en libertad, pero el tiempo de un mes en la cárcel y cuatro meses en arresto domiciliario, no se lo devolverá nadie.