La ciudad china de Bayannur, ubicada en la frontera con Mongolia fue cerrada por el gobierno de este país tras detectar un caso de peste bubónica.

En el caso de Beijing, se optó por la cuarentena y una alerta de nivel tres para poder detener de inmediato la propagación de esta cepa cuando apenas se recupera del coronavirus.

Hasta el momento hay informes solamente de un caso, se trataría de un pastor que está internado en el hospital.

Mongolia también registró dos casos de peste bubónica y cerró una zona, aunque este caso se debió al consumo de animales silvestres.

Aunque hoy día sigue siendo una enfermedad mortal, con los tratamientos adecuados, se puede curar sin mayores problemas.