Aunque el programa de cajas «Alimentos para Chile» tiene una iniciativa de fondo importante, no ha dejado de estar inmerso en una serie de irregularidades.

Es así como la Contraloría General de la República inició una investigación contra uno de los mayores proveedores de alimentos del gobierno.

De acuerdo con El Desconcierto, se trata de la empresa Comercializadora Llacolén S.A, domiciliada en Coronel y que firmó el pasado 20 de mayo el contrato con la Intendencia de la RM.

Sin embargo, apenas unos días después de hacer las primeras entregas, la compañía sufría el bloqueo de su cuenta en el Banco Security de Concepción luego de que la institución detectara irregularidades en envíos, a través de otra empresa, de cajas con alimentos a Venezuela.

La situación viene de 2018 cuando Llacolén, mediante la empresa Inversiones Ramaja Limitada 2018, empresa que tiene los mismos accionistas que la primera mencionada, encontraran irregularidades en los envíos de unas cajas de alimentos de Chile a Venezuela.

Gracias a esta investigación, Banco Security pudo cerrar la cuenta corriente de Ramaja Limitada alegando al Sistema de Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo relativo.