El cruel asesinato de la joven Ámbar de 16 años queda al descubierto, gracias al ardúo trabajo de las fiscales Claudia Perivancich, María José Bowen y su equipo de trabajo.

Se presentaron las evidencias de un crimen premeditado por parte de Hugo Bustamante asesino de la víctima, se encontraron investigaciones en su celular donde los títulos eran «torturas con gotas de agua» ; «golpes para dormir» ; «ventas de camisa de fuerza» entre otros.

Se dio a conocer que el imputado golpeo a Ámbar hasta dejarla totalmente débil, luego procedio a violarla y finalmente asfixiarla con papel plástico.

Ya tenía en su domicilio tablas y clavos para enterrarla en el patio de la casa en un hueco de 50 cm lugar donde coloco el cuerpo en tres envases plásticos.

Testigos indican que la noche del 29 de julio y la madrugada del 30 escucharon fuertes golpes en dicho domicilio. Noche en la cual ocurrió el crimen.