El caso de Ricardo Ramírez es digno de admiración. El abuelo de 80 años se traslada todos los días de Quillota a Viña del Mar para trabajar como conserje de noche. Mientras que en el día, el abuelito cuida a su esposa enferma.

La situación salió a la luz pública este miércoles donde, pese a la edad, Ricardo viaja 100 kilómetros a diario desde Quillota donde cuida a su esposa durante el día hasta llegar a a un edificio para su trabajo de conserjería durante las noches, señaló a Publimetro.

Ricardo Ramírez Cárcamo aseguró que la pensión que recibe mensualmente no le alcanza para llegar a fin de mes. Toda esta situación fue advertida por Carabineros, luego de sorprender al anciano mientras barría las afueras del edificio en horario de toque de queda.

“Es efectivo que yo pedí el turno de noche porque durante el día cuido a mi señora que tiene casi 90 años. Es la realidad de muchos, a mí no me alcanza y no queda más que trabajar para poder vivir. Yo me vengo a las 5 de la tarde porque si no me quedo sin locomoción”, señaló Ramírez.

Por su parte los vecinos e inquilinos del edificio se movilizaron para conseguirle una licencia médica y lograr un acuerdo con el administrador del condominio.

Imagen de: publimetro.cl