Tres meses han pasado desde la polémica que vivió José Miguel Viñuela en Mucho Gusto, cuando cortó el pelo a un camarógrafo llamado José Miranda sin previo aviso. La situación trajo consecuencias: el animador dejó el espacio y actualmente está demandado.

Aquella medida judicial fue interpuesta a fines de julio por Miranda, con el apoyo del abogado Roberto Ávila, y se pide una indemnización de 100 millones de pesos.

Por su parte, Viñuela ya presentó su defensa ante el 23° Juzgado Civil de Santiago. En la declaración, sus abogados expresaron que no se puede afirmar que el comunicador es un violador de derechos humanos.

“Como toda obra humana, la trayectoria del Sr. Viñuela Infante no está exenta de errores y sinsabores. Pero nadie puede responsablemente afirmar que estamos frente a un violador de derechos humanos, o de ser una persona abusiva, discriminadora, prepotente e irrespetuosa con los demás”, sostuvo la defensa.

Según se puede desprender del escrito, desde la parte representada por Viñuela dejaron en claro que no están de acuerdo con ninguno de los puntos de la demanda.

Hay que recordar que, con motivo de esta acción judicial, las demás conductoras del espacio de Mega, Diana Bolocco, Soledad Onetto y Michelle Adam, deberán declarar en calidad de testigos.

Por su parte, Viñuela volverá a estar en pantalla en la próxima campaña Vamos Chilenos.